Laredo en la toma de Sevilla

A penas doce años después de crear el fuero de Laredo, el rey Alfonso VIII, juntó todas las fuerzas militares cristianas que pudo conseguir y pararon el avance de los almohades en lo que hoy es la provincia de Jaén. Fue la batalla de las Naves de Tolosa, una de las más multitudinarias y duras batallas de toda la Edad Media. Aquello significó el principio del fin del reino de Al-Ándalus pero pocos años después de la batalla Alfonso VIII murió. Su nieto, Fernando III, unificó los reinos de León y de Castilla decidió que podría conquistar Sevilla.

 

La ciudad de Sevilla era difícil de asediar porque por el río Guadalquivir podía recibir provisiones. Fernando III utilizó su poder directo con los fueros para crear una flota de barcos que pudiera tomar el río de Sevilla e impedir los refuerzos. Entre esos barcos se encontraban los de Laredo que, además controlar el río, rompieron las cadenas que impedían el paso a los barcos y destruyeron el Puente de Barcas por el que entraban los refuerzos musulmanes a pie. Después de más de un año de asedio, la ciudad de Sevilla no podía aguantar más. En 1.248, Sevilla se rindió.

 

Laredo recibió más privilegios fiscales por participar en aquella batalla y mostraban con orgullo los trozos de las cadenas para recordar sus privilegios reales.

BIBLIOGRAFÍA

  • BALDOMERO BRÍGIDO, CASADO SOTO, FERNANDO HIERRO "TEXTOS Y LÁMINAS DE LA HISTORIA DE LAREDO". COLECCIÓN PRIVADA. ​
  • ROSA MARÍA DE TORO MIRANDA, "LA VILLA DE LAREDO EN LA EDAD MEDIA (1.200-.1516); ORÍGENES, ESPACIO URBANO Y POBLACIÓN".
  • ISABEL ORDIERES, "REHABILITAR LA PUEBLA DE LAREDO; PATRIMONIO, MEMORIA Y HABITABILIDAD". UNIVERSIDAD DE ALCALÁ Y AYUNTAMIENTO DE LAREDO.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Diego De Vallejo Pérez